Un total de 33 internos del área de media seguridad y observación del Centro Penitenciario de la Región Centroccidental, conocido también como cárcel de  Uribana, fueron ingresados este lunes  2 de agosto al servicio de Emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, estado Lara, Venezuela, tras participar en el tradicional coliseo semanal que es ordenado por líderes del penal.

La tarde del sábado se programó el coliseo, lo anunciaron el domingo y el lunes en la mañana la orden de los líderes de cada sector se cumplió. Luego del conteo, realizado a primeras horas de la mañana, comenzó el coliseo más violento del año registrado en el Centro Penitenciario de la Región Centroccidental.

Los coliseos son cuestión de tradición en ese centro carcelario. Se llaman así rememorando las peleas entre gladiadores durante el Imperio Romano, sin embargo en las cárceles tienen diferentes connotaciones. Algunas son protagonizadas por reos de reciente ingreso, a quienes prueban para verificar su grado de valentía. Otras son autorizadas por quien lleva “el carro” (líder de cada sector) a fin de que se solventen problemas entre los miembros de determinada área.

La regla principal para participar en estas riñas es que sólo deben lesionarse en la zona comprendida entre las piernas y el tórax, además se utilizan chuzos para el ataque. Está terminantemente prohibido el uso de armas de fuego y realizar cortes del tórax hacia arriba.

Sólo dos de los 33 internos ingresados quedaron recluidos en el centro asistencial por presentar herida por objeto cortante en el tórax. Los 31 restantes fueron regresados al internado judicial bajo fuertes medidas de seguridad.

Desde el nueve de marzo no se observaba un coliseo tan sangriento. En esa oportunidad fueron 20 los reos que ingresaron al servicio de Emergencia. El año pasado, la última lucha al estilo romano con saldo trágico fue el 26 de noviembre, cuando un interno falleció y otros 24 resultaron lesionados.

En lo que va de 2010 son seis los internos muertos en la cárcel de Uribana. Durante enero, febrero y marzo se registró un fallecimiento cada mes, pero en abril fueron tres.

Leído en:

www.elimpulso.com/pages/vernoticia.aspx?id=106426

Anuncios

Una empresa privada ligada a cultivadores de la hoja de coca comenzó ayer en Bolivia a distribuir la bebida “Coca Colla”, fabricada a base de la milenaria planta, informó el ministro boliviano de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez.

La iniciativa de la firma boliviana Organización Social para la Industrialización de la Coca (Ospicoca) cuenta con el apoyo del gobierno del presidente Evo Morales, quien forjó su liderazgo como dirigente de los cultivadores de coca en la zona del Chapare, en el centro del país.

Ésta es una iniciativa privada que se está trabajando para ser una alternativa de producción en Bolivia; es una iniciativa muy saludable, porque tiene que ver con la industrialización y comercialización de la hoja de coca”, afirmó el viceministro Vásquez, durante un acto público realizado en La Paz.

La “Coca Colla” es distribuida como “energizante” en botellas de plástico de medio litro, a un precio de 10 bolivianos (1,4 dólar por unidad).

El lunes -de acuerdo al reporte- comenzaron a distribuirse en mercados al menudeo unas 12.000 botellas.

Bolivia cuenta -según datos de las Naciones Unidas– con más de 30.500 hectáreas de coca, mientras una ley local establece que sólo son consideradas legales unas 12.000 para usos tradicionales, como masticación, infusión y rituales religiosos andinos.

El gobierno de Morales anunció varias veces su intención de desarrollar políticas de industrialización de la coca excedente, para evitar su uso en la fabricación de cocaína, aunque los planes van lentos.

Según publicó en su versión on line, el diario boliviano Lostiempos.com, el presidente de Ospicoca, Víctor Ledezma Fuentes, explicó que el objetivo principal de la organización es promover la industrialización de la hoja de coca para mostrar sus cualidades y borrar el estigma del narcotráfico.

La coca es nuestra, la coca es producción boliviana y mayormente se produce en el Collasuyo”, dijo Ledezma al justificar el nombre de la bebida, por su similitud con la Coca Cola.

El medio boliviano cuenta que el Collasuyo era el nombre de la región andina del continente que usaban los pueblos indígenas antes de la colonia española y hoy en Bolivia sirve para identificar a los habitantes aimaras y quechuas del occidente boliviano.

Según el empresario, unas 9 mil personas, entre productores de hoja de coca de Cochabamba y La Paz y profesionales, están asociadas a la organización Ospicoca para producir el energético.

Leído en:

http://www.losandes.com.ar/notas/2010/4/17/sociedad-484498.asp